www.librosagotados.es

martes, 23 de abril de 2013

23 de abril: Amantes de la cultura y el conocimiento


El 23 de abril fue instaurado oficialmente por la UNESCO en 1995 como Día Internacional del Libro y los derechos de autor. Su objetivo: conmemorar y reconocer la relevancia de estos difusores y reproductores de cultura, fuente de placer para tantos lectores. Por ello, es también día de festejo para los que nos reconocemos amantes de las letras.
Día del libro

Una fecha paradójica; y digo paradójica ya que fue el 23 de abril, día de despedida de escritores de la talla de Shakespeare y de Cervantes.

El libro: El libro es hoy uno de los representantes más claros y aún más importantes de la cultura; una de nuestras creaciones más insignes que; en definitiva; hacen a la identidad del ser humano, como parte de la civilización. 

El avance de las tecnologías le ha hecho ganar su popularidad pese a la diferencia del formato o soporte: libro en papel o libro electrónico.

Hasta 1449 y años anteriores, los libros eran difundidos a través de las copias manuscritas de monjes y frailes dedicados exclusivamente al rezo y a la réplica de ejemplares por encargo del propio clero o de reyes y nobles. A pesar de lo que se cree, no todos los monjes copistas sabían leer y escribir. 

Realizaban la función de copistas, imitadores de signos que en muchas ocasiones no entendían, lo cual era fundamental para copiar libros prohibidos que hablasen de medicina interna o de sexo. Las ilustraciones y las mayúsculas eran producto decorativo y artístico del propio copista, que decoraba cada ejemplar que realizaba según su gusto o visión. Cada uno de sus trabajos podía requerir hasta diez años.



El paso del escriba al escritor como autor y genio creativo tuvo mucho que ver con la invención del copyright. Por un lado, la convicción de que las personas somos individuos (y que el genio surge de esta individualidad).

Y por el otro, el hecho de que la construcción de la idea de autor hiciera posible capturar el beneficio económico de una obra en forma de monopolio, dio lugar a lo que es el centro de toda industria cultural: el derecho de todo creador a beneficiarse económicamente de su obra. 

Historia, el libro y la tecnología


Hace ya muchos años que el libro (entendido como códice, como conjunto de pliegues de páginas encuadernadas que contienen una cantidad de información determinada) es parte cotidiana de la civilización. 

Sin embargo, pocas tecnologías han sido tan disruptivas o rompedoras en la historia de la humanidad. Su advenimiento tuvo profundas consecuencias en la religión cuando arrebató a la Iglesia el monopolio en la reproducción e interpretación de la Biblia.

En el arte permitió difundir con detalle las últimas vanguardias de la época: paradigma de ello fue la tridimensionalidad pictórica que caracterizó al Renacimiento; No digamos los avances trasformadores en el campo de las ciencias. 

Como recuerda hoy una publicación: "¡Quién sabe si Copérnico habría podido elaborar su teoría heliocéntrica sin haber tenido a su disposición su nutrida biblioteca, impresa gracias a la invención que treinta años antes, había llevado a efecto Gutenberg!".
Johannes Gutenberg

Con la digitalización de los textos, los primeros PDF y ahora la popularización del libro electrónico –e-book-, este formato, que se había mantenido esencialmente inalterado desde que dejó de creerse que el universo giraba en torno a nuestro planeta, está cambiando a pasos agigantados.

Si la imprenta aumentó de forma exponencial la cantidad de información disponible hasta el momento, las posibilidades y derroteros que ha abierto internet, han puesto y ponen a disposición de la humanidad, un volumen de textos, de conocimiento o sabiduría, nunca antes visto; eso sí, con el agravante de una ostensible disminución de costos y de los perjuicios para el medio ambiente.

Al margen de la preferencia sobre el formato o soporte, la trasmisión del conocimiento, de nuestro patrimonio cultural, a través del libro; es un hecho que alcanza, actualmente, dimensiones insospechadas.

Todo esto se festeja hoy en el mundo y Consulcom se suma a esta celebración.

Este 23 de abril, salgan a la calle y visiten nuestro catálogo de obras en www.librosagotados.es. Los libros os esperan. Muchos escriben que, ellos no son nada sin ustedes... y nosotros no somos nada sin ellos.


Publicar un comentario