www.librosagotados.es

viernes, 17 de mayo de 2013

Reflexión: Una nueva Mirada


Fue un Tweet y un enlace del autor Paulo Coelho, el que me instó a publicar la traducción de este artículo publicado en el Publisnews, obra del periodista y profesor de literatura, Pedro Almeida.

El actual director editorial da Lafonte en Brasil, nos invita a reflexionar sobre las prácticas y funcionamiento del mercado editorial, a través del mensaje de una película impactante “los intocables”.  Creo que su lectura y nuestra atención bien merecen la pena. Aquí os dejo su crítica y la alternativa hacia un nuevo mercado, una nueva mirada:

Con la multitud de cambios que experimenta la industria editorial, en especial con respecto a las líneas editoriales y géneros que se han convertido en  “relevantes”,  podemos observar varios indicios que señalan que aún queda espacio para crecer en el mercado. Hay muchos ciudadanos que aún no son reconocidos ni atendidos en acontecimientos literarios, premios, inversiones de todo tipo que se ofrecen en el universo del libro en Brasil. Todo el mundo reconoce la existencia de prejuicios, pero las iniciativas para combatirlo parecen muy extrañas. A este respecto, les traigo una película francesa de 2012: “Los intocables”.
Esta película fue, para mí, una sorpresa agradable. Por el título no podía imaginar algo así. En 1987, una película del mismo nombre, protagonizada por Kevin Costner en el apogeo de su carrera, llevó la historia de la leyenda del agente Eliott Ness, que formó un cuarteto para luchar contra el régimen de terror promovido en los años 30 por el Chicago mafioso Al Capone (Robert de Niro). Esta película, que tuvo Sean Connery y Andy García como dos agentes, dirigida por Brian de Palma y bajo Enio Moriconi, se convirtió en un clásico del cine y ya había dejado en la memoria este título para las películas siguientes. Así que, cuando me enteré de 'intocables' el nombre, creía que era sólo otra película de acción. Nunca pude imaginar una historia de dos personajes situados entre dos opuestos: un millonario francés, cuadripléjico, y un ex convicto, de origen africano, procedentes de los suburbios de París. Ahora sí, el título parecía tener sentido ... Intocables.
El millonario estaba entrevistando a un nuevo cuidador, quien lo acompañaría día y la noche, el baño y ayudarle en todas sus necesidades. El ex detenido estaba siguiendo el protocolo de las entrevistas de trabajo, para asegurar la presencia de una serie de intentos, pero haciendo todo lo posible para no ser seleccionado y continuar recibiendo beneficios por desempleo. Sin embargo, ante un escenario tan adverso y una disparatada entrevista, el millonario decide contratarlo, para sorpresa de su asistente, la familia e incluso ex detenido. ¿Y por qué el millonario, que también es el mensaje de la película, se revela cuando el amigo y abogado de la familia, preocupados por su seguridad, se preguntan por los motivos de su elección? La respuesta la resume esta frase:  
"Porque no tiene compasión." El ex detenido era el único que no confundía la discapacidad física con otras mentales y emocionales.
La película está basada en una historia real, una relación jefe-empleado que se convirtió en una amistad, de esos que transforman radicalmente la vida de ambos y perdura hasta nuestros días. Y me llevó reflexionar sobre cómo nuestras opiniones pueden estar completamente equivocadas, incluso sobre la base de hechos y cifras y concretas.
¿Qué tiene esto que ver con el libro?
Creo que las críticas en el mercado, muchas tratadas como reglas o verdades, son el resultado de opiniones obsoletas, sentimientos, resultados del sentido común. He escrito aquí varias veces acerca de nuestro hábito de tratar la literatura como algo sagrado, complejo, que se convirtió en elitista y distante e hizo establecer valores acerca de lo bueno y lo malo, lo que debe ser publicado o no. Entonces, hice una pequeña colección de lo que considero que son malentendidos, y que se perpetúan continuamente:
- Los libros más vendidos, a menudo no tienen éxito. A veces no cubren la inversión. Al menos un tercio de las veces es un fracaso; se debe a que los editores invierten el doble de lo que puede entregar o vende una parte considerable de la emisión a un precio inferior al costo.
 - Un número de autores que ahora se reconocen como artistas, en el pasado, o incluso en su tiempo, fueron tratados como los borrachos, los filósofos de esquina o equivalente. Así que, o bien la inteligencia de su tiempo estaba mal, o los valores han cambiado, o nuestro gusto se ha convertido en muy pobre. Y por contra, otros, indignados por el público y la crítica, alcanzaron por alguna razón, el limbo, como Oscar Wilde, quien fue suspendido por casi un siglo de grandes circuitos, y artistas como Clara Nunes, quien se convirtió en la mejor cantante de su tiempo, pero luego sufrió perjuicio por la vinculación con Umbanda o Simonal, acusado de colaborar con los militares.
Es decir, críticas por factores externos, nada que ver con la calidad de su arte. La literatura que usted aprueba en la actualidad, por afinidad muy personal, tal vez pueda avergonzar en el futuro, al igual que hoy en día nos reímos de los peinados y la moda de los 80. Comentario: no sea tan crítico con el gusto de los demás.
- La llegada de los libros electrónicos que parecía ser una oportunidad de oro para todos los autores que no podían publicar, distribuir y ser leídos, así como una oportunidad para los propietarios de pequeñas empresas.
Hoy en día la situación internacional ya está mostrando signos de que este mercado también está dominado por las grandes empresas, con las mismas reglas, "monopolios" y las mismas fuerzas que actúan en el mercado de los libros impresos.
Paulo Coelho
- "Valor cultural de los libros." Sigue siendo una expresión que circula libremente. Crecí oyendo que la lectura es buena. Con el tiempo he elegido mis autores favoritos, siempre sobre la base de dos aspectos: conocer autores / obras y la elección de los que “me decían algo”. Con el aumento en el suministro de la cantidad de libros y autores en el mercado, emergió el concepto sobre lo que era bueno o malo. Fue cuando surgió Paulo Coelho y otros. Creo que aún falta respeto por el gusto de los demás, es como si viviéramos en una dictadura literaria. El libro es como la música, la ropa, los zapatos o la comida. 
Cada uno defiende su gusto y cuenta sus ventajas. Para unos, el libro significa “instrucción”, para otros, placer, autoconocimiento o crecimiento personal y; este valor lo comparten personas que pertenecen al mismo club, que hacen las mismas cosas y frecuentan los mismos lugares (o les gustaría frecuentar).
De esta forma, la crítica sólo se refiere siempre a un tipo de jugador, como defensa de los valores de un grupo. Un error. Estamos tratando a los libros como si fuéramos forofos de un equipo de fútbol, fingiendo ser más civilizados, cuando en realidad somos irónicos, sarcásticos, más perversos que los aficionados, y esto puede causar daños más profundos. 
- El poder de un país está en la comunicación. Difundir a nivel internacional en una lengua es la tarea de los gobiernos, no de los editores. El lenguaje es el medio por el cual un país se comunica con el mundo, es lo que permite a las empresas, la venta de aviones, barcos, de atraer a los turistas: el arte de exportación.
La principal forma de difundir un idioma es a través de los libros, de sus autores o de la producción cultural escrita. Brasil no dispone de un programa eficaz para promover nuestra lengua y está muy por detrás de los propios países del BRIC.
En el mercado editorial internacional, el nivel de conocimiento de la lengua portuguesa es parecido a la de una lengua muerta. Alemania ha financiado traducciones durante décadas, no sólo de elevada literatura, sino también los libros infantiles y juveniles más vendidos, ya que entendía que la expansión de la lengua se debe hacer para todos los públicos y no sólo para el público más literato. Turquía, por ejemplo, tiene programas de divulgación literaria, 10 veces más eficiente que la de Brasil, y- patrocinado por el gobierno-. Esta inversión por parte del gobierno turco se hace visible en todas las ferias internacionales, sin duda un motivo de orgullo para el país, tal vez como para nosotros lo es, la inversión en los estadios de fútbol con dinero público.
- ¿Por qué cuando pensamos en la exportación de nuestra producción editorial sólo pensamos en autores de la “gran literatura”? Si hay crisis en el mercado editorial, atraer otros públicos puede ser una forma de invertir esta situación.
Propongo un cambio de concepto. ¿Por qué, por ejemplo, un programa de apoyo a las traducciones en Brasil incluyen únicamente los autores aclamados por la crítica? Crítica que corresponde a un grupo de lectores, que lleva a premios, estilos y escuelas, a los talleres literarios y conferencias en las bienales. Hay que buscar una forma más democrática, pensar más en los lectores, en el público, en el incentivo para que el pastel (lectores) siga creciendo y no se guíe por la misma visión.
Volviendo a la película, para aquellos que ya la han visto o la verán: una reflexión: es la opinión disidente la que permitió el surgimiento de una nueva vida para cada una de esas dos personas. 
Tal vez el cambio, escuchar al que no es oído, y abrirse a nuevas cuestiones, no sea una mala idea. Sin embargo, hacer esto no es fácil. Los críticos dirán que estamos popularizando, contribuyendo a la destrucción de la cultura, a la reducción del nivel cultural de los grandes eventos y premios. Pero incluso si hubiese un riesgo real, echar por la borda cualquier sector del mercado editorial, no tiene sentido”
Publicar un comentario